Conoce las haciendas de la Ruta del Tequila

por Mixtli Xochiquetzalli

Distinguido olor y exquisito sabor, son las principales características de un tequila, pero sin duda, también está vinculado a la diversión, porque en México y alrededor del mundo, es una de las bebidas que no puede faltar para poner el ambiente de alguna celebración.

Esta bebida originaria del municipio de Tequila, en el estado de Jalisco, surge a partir de la fermentación y destilado, extraído del agave y en particular, del denominado agave azul.

El tequila y su proceso, se han convertido en uno de los elementos más representativos de la cultura mexicana; no por nada la UNESCO nombró a la Ruta del Tequila como Patrimonio de la Humanidad.

Casa José Cuervo en Tequila, Jalisco.

Este néctar, considerado la bebida nacional de México, ha cautivado el paladar de propios y extraños desde hace más de 2 mil años, época en la que se inició su fermentación e incluso la planta ha servido para confeccionar ropa gracias a las resistentes fibras textiles que posee.

La cultura del agave, encierra riquezas históricas, debido a que su proceso se basa en las técnicas prehispánicas de fermentación.

Vivir la experiencia de recorrer los campos de agave y conocer la diversidad de olores y sabores de los más exquisitos de tequilas es algo que debes experimentar al menos una vez en la vida y para ello los lugares obligados por visitar son:

Las Arandas (Casa Centinela, Tequila Cazadores y Destiladora San Nicolás)

  • Atotonilco (Hacienda de Don Julio)
  • Rancho San Matías, Guadalajara (Hacienda Tequila del Señor)
  • Amatitlán (Hacienda de San José del Refugio)
  • Tequila (Quinta Sauza y Mundo Cuervo)
  • Teuchitlán (Guachimontones, Hacienda El Carmen y Hacienda Labor de Rivera).

Este recorrido natural lo tiene todo, paisajes asombrosos, historia, tradición, y por supuesto la degustación de la bebida nacional de nuestro México.

El paisaje agavero es semejante a un mar de espinas, pero que sin duda deleitará tus sentidos convirtiéndose en una experiencia inolvidable.

Quinta Sauza, en Tequila, Jalisco.

Cabe mencionar que para disfrutar de esta bebida no necesitas ser todo un experto o tener un paladar sofisticado.

Aunque existe una gran variedad de marcas tequileras que ofrecen distintas variedades, lo cierto es que la mayoría de ellas cuenta con al menos tres opciones que son: los blancos, jóvenes y reposados.

En la gama de los blancos se encuentran los tonos cítricos, en los jóvenes encontrarás un sabor a caramelo y en los reposados se privilegia el sabor al toque de madera.

Los expertos aseguran que aunado a estos se encuentran los tequilas de reserva, el añejo y el extra añejo, en los que el agave se funde con el sabor característico de la madera de su barrica.

Hacienda Labor de Rivera en Teuchitlán.

Su característica principal, es que poseen un destilado intenso y con amplia permanencia en boca, motivo por el cual sugieren no mezclarlo con alguna otra bebida más que con un toque de limón y sal, es decir, al mero estilo mexicano.

Así que ya lo sabes, en tus próximas vacaciones lánzate a disfrutar de un buen trago de tequila.

Comparte el E-culturismo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *