Por Mixtli Xochiquetzalli

Si hablamos de clima tropical, selva húmeda y playas nos referimos a Veracruz.

Sus reservas naturales y zonas arqueológicas han sido destinos obligados de millones de personas que aman estar en contacto con las maravillas que la naturaleza nos brinda.

Este estado, reconocido por lugares como El Tajín, Tuxpan, El fuerte de San Juan de Ulúa, las cascadas de Eyipantla, los arrecifes en Boca del Río y sus playas, ha llenado la vista de quienes los visitan.

Pero no solo eso, también ha consentido el paladar de los turistas y pobladores con la exquisitez de sus característicos sabores: el café.

Alguna vez te has preguntado, ¿qué hay detrás de una taza de esta suculenta bebida?

Museo del Café en Córdoba, Veracruz.

El proceso de cultivo, cosecha, tueste y molido, es un increíble ciclo especializado y de sumo cuidado que los productores dedican a este delicioso grano.

La capital del café es el Pueblo Mágico de Coatepec. Se cree que la primera mata de este grano se sembró en una hacienda que todavía existe y se puede visitar, la de Zimpizahua.

Tan sólo al caminar por el pueblo se puede conocer las variedades y proceso de preparación.

En la ciudad de Córdoba está la Hacienda de Guadalupe, que permite tener contacto con las matas y el grano verde y también hay un Museo del Café.

La Hacienda de Zimpizahua, en Coatepec, Veracruz.

En San Bartolo, existe la posibilidad de entrar en un taller e involucrarse en el proceso cafetalero.

Lo increíble del asunto es que la ruta del café puedes ser disfrutado incluso desde las alturas.

La primera parada de esta ruta aromática es el recientemente nombrado Pueblo Mágico de Orizaba. Un paseo de ocho minutos arriba de su teleférico te colocará en la cima del histórico Cerro del Borrego, que brinda una bella panorámica.

Tras recorrer el lugar y admirar el Palacio de Hierro, te dirigirás a Córdoba lugar por donde se introdujo el café al país en 1796, procedente de Cuba.

Posteriormente conocerás la región de las Altas Montañas, específicamente San Bartolo, pequeña comunidad en la que 22 familias, durante años se han dedicado al cultivo, cosecha y transformación del café.

Hacienda de Guadalupe, en Córdoba, Veracruz.

Durante el recorrido llegarás a Amatlán de los Reyes, donde explorarás la Hacienda de Guadalupe que data del año 1600 y que actualmente tiene 60 hectáreas que resguardan cultivos de mango, plátano y café.

Después de un tour entre cafetales, el cierre de la ruta te llevará a subirte al Pico de Orizaba, evidentemente en vehículo para que disfrutes el panorama.

Así que ya lo sabes empaca un termo con café y disfruta de las maravillas que te ofrece este lugar.

Comparte el E-culturismo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *