En los últimos cinco años, los lugares que ofrecen actividades del tipo “deporte extremo” han aumentado, según, respondiendo a la demanda de estas actividades. Independientemente de discusiones acerca de “lo extremo”, “eco turístico”, “seguro”, “divertido”, etc. Siento la obligación de hacer mención en cuanto al uso de esos servicios.

Los propietarios de tales lugares tal vez no comprendan la importancia del punto que voy a tratar, pues quizá sea el único recurso económico que pueden explotar en la actualidad pero  los usuarios y principalmente los padres de familia debieran pensar un poco más qué quieren o qué le ofrecen a sus hijos.

En ocasiones por el afán de comprobar que sus hijos son “buenos”, “aventados” o “valientes” los someten a experiencias que tal vez no sean tan gratas -a largo plazo- para los niños.

Seré un poco mas explícito, entre las actividades o deportes extremos que se nos ofrecen se encuentran el “raffting” -descenso de ríos en balsa-, “rappel” -descenso de peñascos por medio de una cuerda y/o en cascadas-, “escalada” -ascenso por paredes artificiales o naturales, por medio de pies y manos- y “tirolesa” -travesías aéreas a través de cables o cuerdas de longitudes y velocidades poco prácticas-. Pues bien, la actividad en que destacaré mi crítica es la tirolesa.

Por recientes experiencias personales, y algunas otras reportadas por otras personas, notamos que en la tirolesa, los papás animan a los hijos de cuatro o cinco años a participar en esta actividad sin pensar en lo siguiente. Los niños de esa edad apenas están afinando la percepción de su mundo, plano, y echarlos a “˜volar”™ así sin ningún miramiento puede resultar en una experiencia de tipo traumático a largo plazo.

Los niños se desarrollan a diferentes niveles y a diferentes velocidades por lo que habrá niños que asimilen favorablemente dicha experiencia, pero otros no aunque de momento no expresen nada, perciben -sin comprender- todo lo experimentado.

Aunque sean niños que hayan cursado “estimulación temprana”, misma que se enfoca más a lo sensorial, el enlace que se empieza a hacer con lo intelectual a veces se lleva más tiempo de lo considerado normal.

Cuando un niño que se encuentra en etapa de inmadurez en su desarrollo intelectual por falta de tiempo o estímulo -no por deficiencia- experimenta situaciones “extremas”, guarda esta experiencia como un trauma que no denotará resultados inmediatos, sino más o menos a largo plazo: niños inquietos, muy sensibles a ruidos -por que ahí se grabo el trauma-, que difícilmente concilian el sueño, que aunque duerman su dormir es muy activo con movimientos nerviosos, reflejos o espasmódicos; niños temerosos, tímidos, evasivos de actividades físicas, faltos de atención y claro con las debidas consecuencias en su desarrollo y aceptación social dados los esquemas educativos que en lugar de analizar y corregir situaciones, se limitan a marcar y segregar a los niños.

Entre los seis y siete años, los niños empiezan a aplicar todo lo sensorialmente aprendido y a realizar actividades más intelectuales como resultado combinatorio, y no todas las actividades son propias para desarrollar capacidades sensoriales, o físicas, o intelectuales en menores de seis años.

Recomendación a los papás si es posible ¡eviten las tirolesas a edades tempranas! Los hijos serán más sanos e independientes. Podrán practicar esta actividad niños de siete años o mayores, NO menores de seis.

Mejor estimulen sus capacidades físicas, espaciales practicando escalada. Tal actividad no es agresiva y es complementaria para su correcta coordinación físico-mental.

Con todo el ánimo de fomentar un adecuado desarrollo de los niños, fuera de riesgos innecesario, espero que reciban gratamente esta información y nos conectaremos en otra ocasión.

Colaboración especial de: Gaudencio Gómez Aguilar,Instructor de Alta Montaña.

E-mail: gauso52@hotmail.com

foto niño

 

 

Portada: www.youtube.com/watch?v=m8oSl5CvDfg

Comparte el E-culturismo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *