Ubicado frente a la plazuela del Carmen, en la parte alta de la esquina de la 16 de Septiembre con la 15 Poniente, se encuentra un lugar que recién abrió sus puertas al público, un rincón en la ciudad para escapar del tráfico y el ruido y que, además, basa su estilo e idea en uno de los grandes íconos de la historia mexicana: Frida Kahlo.

La experiencia e-culturista

Hemos llegado ya. A pesar de que la entrada se encuentra un poco escondida, ha resultado interesante el pasillo que te lleva al interior del local ya que pequeños letreros brillantes, con la palabra “Frida” en ellos, te indican que tus pies van el dirección adecuada; hay que subir por unos escalones pero no te preocupes, nada para asustar y pasan desapercibidos al esfuerzo.

El local por dentro luce acogedor, la luz da tintes de calidez y en las paredes pueden leerse frases de la célebre pintora mexicana. Tras pasar por una especie de recibidor, nos encontramos en la zona de mesas y se percibe inmediatamente un aire rústico en las mesas, sillas y sillones elaborados de madera. También, en uno de los rincones de la estancia, hay un pequeño librero con textos disponibles para leer en lo que esperas o disfrutas de tu café; el espacio en general es limpio y, aunque podría dar la sensación de estar un poco vacío, es ordenado y original.
La distribución de las mesas nos parece la adecuada; sin embargo las mesas, por su tamaño y disposición de lugares, parecieran estar dedicadas para 3 o más personas y no tanto para una pareja, se echan de menos las mesas para dos. Así mismo cuenta con lugares disponibles en el balcón, mismo que da vista a la plazuela del Carmen; sin más, tomamos asiento en estos últimos.

Desde que llegamos, nos atienden rápido y con una sonrisa que, más que servicial, es la de un amigo; si bien el servicio no es excelente, es bastante bueno. La carta nos deja buenas impresiones: Su surtido en cuanto a cafés es bastante amplio, cuenta con barra caliente, barra fría, y especialidades de la casa; así mismo cuenta con variedad de postres, waffles, ensaladas y botanas. Llamó nuestra atención que las papas a la francesa eran naturales ¡Puntos extra!

Nuestro pedido llegó pronto. A pesar de que las porciones son, a nuestro parecer, algo reducidas, hay buena relación costo-cantidad. El sabor nos parece bueno sin resultar hostigoso y, al compás de una amena plática, pronto acabamos con todo. A pesar de que nos encontramos en el balcón, el ruido no afecta nuestra conversación, aunque, si es temporada de frío y quieres este lugar, procura ir abrigado.

¿Nuestra impresión?

Un lugar muy agradable, ideal para ir con una persona especial o un viejo amigo. Los precios son bastante accesibles y la calidad de sus productos es, en general, buena. El servicio, aunque podría mejorar, es bueno y sus productos son elaborados naturalmente, el sabor es más agradable. Quizá lo que más pueda ir en su contra es que la entrada está algo escondida a la vista y hay que ser un poco curiosos para distinguirla.

Para tomar en cuenta

  • Si tienes una banda, gustas de declamar poesía, o quieres gritarle algo al mundo ¡Pregunta por su espacio! Están abiertos a agendar eventos culturales o artísticos y servir de foro.
  • ¿Has escuchado de la dinámica de café pendiente? ¡Frida Khafe es parte de ella!
  • Al ir por primera vez te dan una tarjeta en la que acumulas visitas.En la 5 y en la 10 te dan sorpresas ¡Pregunta por ellas!


Horarios

De lunes a sábado de 12 pm a 22 pm
Domingos de 13 pm a 20 pm

¿Dónde?

15 poniente 103 altos #1 Colonia El Carmen

Por: Marlon Andrade Montalvo.

 

Comparte el E-culturismo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *