E-culturismo presenta Un recorrido por las cantinas de Puebla, que se estará publicando cada semana en la sección de Viernes de compartir.

Y en la primer emisión, porque ustedes lo pidieron, les tenemos a: ¡LA PASITA!

Ubicado en la antigua calle del Puente de Analco -hoy 5 Oriente- y frente al callejón de Los Sapos, tiene sede uno de los sitios con mayor tradición y asedio por parte de vecinos y turistas, un lugar que ha roto fronteras popularizando su producto insignia homónimo del lugar. Así es, nos referimos a “La Pasita”.

Fundada en 1916 por Emilio Contreras Aycano, es un sitio que ha quedado siempre en familia y que hoy en día no pierde tradición en cuanto a sus bebidas se refiere en su mayor parte artesanales-, ya que, además del estandarte del negocio que es “la pasita”, cuenta con un listado de bebidas con nombres peculiares como el charro con espuelas, el fantasma, “el calambre” y otras más con nombres llamativos pues en palabras de Emilio Contreras “nieto del fundador- buscaron “ponerles un sello propio”, y vaya que lo han conseguido porque además de resultar atractivos a los clientes cada uno de estos posee un sabor único e inigualable con referencia a los demás.

Antes que nada ¿Qué es La Pasita?

Es la bebida emblema del lugar. Tan especial como única en su tipo que hace irresistible su sabor y la tentación de beber más de una. Elaborada con base de licor de pasa al que se le agrega un trocito de queso y una pasa, es una experiencia más que agradable al paladar y a quien la prueba. ¡Pero hay que tener cuidado!

Decoración: con el sello de la casa

“La Pasita” cuenta con una decoración única y difícil de igualar ya que, además de tener los clásicos letreros de neón en diversos puntos de la fachada, tiene el museo de lo increíble con artefactos curiosos acuñados a frases populares, como el compás que trazó el circulo vicioso, el zapato del pie de la cuesta, la placa del auto de formal prisión y otros más. Cuenta Don Emilio que la colección se mantiene abierta a cualquier donación que encaje con la temática de la pasita y que, hay en esta, artículos pertenecientes a los cinco continentes como monedas, billetes, o pequeñas figurillas de madera.

Así mismo, además de tener bebidas en botellas de pinol y dawney lo que lo hace sumamente llamativo-, hay letreros esparcidos por el lugar con frases de quienes hay visitado con frecuencia este sitio como “Para triunfar en amores, tomar pasita señores” o “Para tus visitas, Pasita necesitas”, dándole así su sello y firma propia e identidad ante quienes frecuentan este sitio.

Leyendas e historias curiosas

Como era de esperarse, y debido a sus casi 100 años de historia, “La Pasita” es centro de varias leyendas e historias peculiares que llaman la atención de los curiosos. Se cuenta que en los años 50 -y confirmado por Don Emilio-, las pasitas se pedían para determinada cantidad de cuadras, es decir, que la bebida llevaba calculada tal cantidad de alcohol para que, pasado el número pedido por el cliente, este se desplomara al llegar a casa.

Así mismo, en “La Pasita” hay un reto a vencer y consiste en que una persona que, quien sea capaz de beber cien pasitas ganará mil pesos. Este reto sólo ha sido vencido una vez en la historia y fue en 1986 por un hombre apodado “El Peterete”, del cual, sus cenizas descansan en una de las esquinas del lugar. Cuentan además que años después, un español se presentó con la convicción de romper el record, pero que a la pasita número 93 cayó desmayado y tuvo que ser atendido por los paramédicos, quedando así en el registro, como el segundo hombre que más pasitas ha logrado consumir a los largo de la historia.

Además del reto de las 100 pasitas que parece imposible para muchos, hay otros más sencillos como el que consiste en adivinar los nombres de todos las figurillas de los presidentes nacionales que hay en una repisa, el ganador se lleva doce botellas, pero si llega a equivocarse, el retador se llevará un coscorrón por cada yerro cometido.

Así que ya sabes “La Pasita” es una opción que debes considerar poner en tu agenda y ¿por qué no? tratar de romper un record o desafiar un reto y entrar así en la historia de este lugar lleno de magia y anécdotas.

¡Por cierto! Recuerda que sólo hay dos Pasitas en toda la ciudad: la ubicada en los Sapos, y la que se encuentra en la 3 Sur y sólo abren sus puertas en un horario de 12:30 pm a 17:30 pm y, aunque han tenido peticiones de abrir por más tiempo, sus dueños dicen “de lo bueno poco”

Texto: José Marlon Andrade Montalvo

Portada: www.poblanerias.com

Comparte el E-culturismo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *