Emoción y tradición en la quema de los Judas.

Sábado de Gloria caluroso, 11 de la mañana, más de mil personas reunidas en el Barrio del Artista esperan el momento de ver arder en llamas a Enrique Peña Nieto y a “la maestra” Elba Esther Gordillo. La sátira política se abre paso en la quema tradicional de Judas que hasta revivió a Hugo Chávez para cumplir su cometido.

Comienza el espectáculo con aplausos, todavía se respira un ambiente limpio de humo, el cielo despejado y el calor va en aumento, pláticas y más pláticas pero el bullicio se calma al escuchar los cohetes que se expanden y explotan, entonces algunos asistentes se tapan los oídos y cierran los ojos, no quieren ver ni oír pero siguen ahí, formando parte del acontecimiento. La plazuela huele a pólvora, unos tosen, niños gritan, pero el humor y la risas prevalecen.

En menos de 20 minutos sólo quedaron restos de cada uno de los doce “judas pirotécnicos” elaborados a base de carrizo y papel de china. El suceso esta centrado en la representación de Judas Iscariote y la quema simboliza un castigo por traicionar a Cristo. A decir de los integrantes de la Unión de Artes Plásticas que conforman el famoso Barrio del Artista, la tradición lleva 71 años con el argumento de quemar a los opresores que hacen mal a la sociedad. En esta ocasión las figuras destruidas también llevaron nombres de políticos de territorio poblano como: Rafael Moreno Valle, Tony Gali Fayad, Enrique Agüera y Blanca Alcalá, entre otros.

Gregorio Harías Daza, se encarga de hacer los judas del Barrio del Artista. Él se dedica al negocio de la pirotecnia y durante varios días trabajó en el diseño que costó en total 5 mil pesos, cantidad solventada en cooperación por los miembros del barrio.

“En este caso me tardé unos quince días, tengo más de 30 años haciendo este tipo de artesanías porque desde muy niño venía aquí con mi papá”. Mi padre me heredó todo esto, recuerdo que desde que yo tenía 6 años nunca hemos tenido un accidente porque siempre se debe tener precaución al manejar este tipo de artefactos, hemos mejorado la elaboración para evitar percances precisamente por el gran número de personas que conforman esta tradición. Tenemos contactos en una población en San Miguel Zacaola, ellos me proveen el material y contamos con los reglamentos y permisos de protección civil”. Explicó.

Se dice que probablemente esta tradición centenaria tiene sus raíces en la tradición que tenían las primeras civilizaciones agrícolas de quemar muñecos que simbolizaban el mal y la muerte, mismos que se consumían con el fuego purificador. Esta ceremonia era celebrada al inicio del equinoccio de marzo, es decir, coincidiendo con el fin del invierno y la entrada de la primavera. Por su parte, alrededor del año 325, en el Concilio de Nicea la iglesia católica instruye celebrar la Pascua de Resurrección el domingo siguiente al primer plenilunio después del equinoccio de primavera, simbolizando el triunfo del bien sobre el mal. Esta mezcla de tradiciones hace de esta fiesta una de las de mayor arraigo en nuestro país.

Colgados de los árboles quedaron los Judas para luego, dar lugar a la compra de los “mini Judas”. Los asistentes apenas y podían caminar entre la plazuela. Doña Aurelia aprovechó la ocasión para vender sus artesanías que costaban 40 pesos.

El evento ha terminado, turistas y poblanos se van con la sensación de haber presenciado el fin de algunos políticos con una simple chispa. Lo cierto es que continuará la tradición de humor, burla y diversión en uno de los lugares más pintorescos de la ciudad con fuerte estilo colonial. El Barrio del Artista, ubicado en las 6 oriente y 6 norte, en donde se puede disfrutar de un café, escuchar música y dar un paseo visitando los talleres de los pintores y artistas que trabajan ahí, además que ocasionalmente se realizan conciertos y obras de teatro al aire libre.

Comparte el E-culturismo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *