Bello en cuanto a estructura y distribución, este convento guarda tras sus muros una leyenda tan antigua como fascinante: un dragón vive bajo los cimientos del mismo. Se cuenta que hace muchos años, cercano a 1560, los frailes franciscanos que habían llegado a la zona, capturaron a la maravillosa criatura acondicionándola para que viviera en una zona especial del convento, misma a la que tenían acceso propios y extraños para que atestiguaran lo que en esos tiempos creían una aberración demoníaca.

Sin embargo, con el paso del tiempo, esta criatura fue generando varias dificultades a los frailes, los cuales tenían que hacer prodigios para poder conseguir alimentar al dragón y así calmar su furia por periodos relativamente cortos. No obstante, con el paso del tiempo se empezó a restringir el acceso a curiosos y comenzaron a ocurrir sospechosas desapariciones temporales entre los frailes que se encargaban de cuidar a la criatura, por lo que se determinó que esta quedaría aislada de forma total.

Así pues ¿Qué encierra esto de maravilloso? Se dice que hoy en día ese dragón aún existe y está oculto en un pasadizo secreto y que ha sido visto por más de un aventurado espectador, sin embargo esto no pasa de ser rumor que alimenta el enigma del dragón del convento ¿Será real?…

Comparte el E-culturismo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *